Escuela de natación
Teléfono 55 8751-4000

Rechazo social en niños

Rechazo social en niños son aquellos que son ignorados por los otros niños o con quien los otros niños no desean convivir.

Comportamientos comunes en niños rechazados socialmente

Los niños rechazados suelen ser agresivos o ansiosos y retraídos. En cualquier caso, los adultos deben tomarse un tiempo para determinar si los comportamientos relacionados con el rechazo son la causa del rechazo o el resultado.

Niños agresivos

Los niños rechazados a veces suelen ser agresivos, usan la agresión física, verbal y / o social contra sus compañeros. Parte o todo este comportamiento agresivo puede provenir del rechazo inicial por parte de un compañero o compañeros. Desafortunadamente, la propia agresión del niño provoca el continuo rechazo de sus compañeros.

Niños retraídos

Los niños rechazados también pueden actuar retraídos tranquilos e infelices. En muchos casos, estos niños son socialmente torpes o percibidos como “diferentes”. Tales problemas pueden ser el resultado de un trastorno del desarrollo. El autismo, el TDAH, el trastorno obsesivo-compulsivo, la ansiedad social o la depresión pueden llevar a conductas inusuales o perturbadoras que pueden prolongar el rechazo de otros niños.

Rechazo social en niños

El rechazo social en los niños puede deberse a diferencias físicas, de comportamiento, de religión, lugar de nacimiento, etc. Cualquier diferencia notable a las características comunes de los niños de un entorno puede provocar un rechazo social en los niños. Las diferencias en el comportamiento o el uso del lenguaje de un pequeño que proviene de una cultura diferente son un buen ejemplo.

¿A quién afecta?

Si bien, la pertenencia y la conexión con los compañeros es importante a cualquier edad, es particularmente relevante en la adolescencia. Las investigaciones sugieren que los adolescentes son particularmente sensibles al rechazo de sus compañeros y pueden experimentar efectos más significativos en su salud anímica por el rechazo y sufrir depresión y ansiedad. La adolescencia es típicamente un momento de mayor independencia de los padres y la familia; y una mayor dependencia de su grupo de edad. Las identidades se desarrollan en relación con los grupos de iguales y las diferencias con este grupo de iguales pueden llegar a ser muy importantes. 

Las investigaciones sugieren que la salud física, emocional y mental de los niños expuestos a la exclusión social puede verse comprometida. Por ejemplo, con una función inmunológica más baja, una calidad del sueño reducida, una capacidad reducida para calmarse en momentos de angustia, una autoestima reducida. Sentimientos de ansiedad, depresión y agresión se han observado en niños que han sido excluidos o rechazados de un grupo de pares (DeWall, Deckman , Pond & Bonser, 2011).

Cómo ayudar a un niño a evitar y superar el rechazo

Algunos niños con diferencias notables tienen habilidades sociales tan impresionantes que las diferencias se vuelven irrelevantes para los otros infantes. Esto, sin embargo, es muy poco común. La mayoría de los pequeños tendrán dificultad para trascender el rechazo social si es que deben enfrentarse a ello. 

Si tu hijo tiene problemas de desarrollo o físicos, barreras idiomáticas o culturales, puedes ayudarlo a prepararse para la interacción social. 

  • Inclúyelo en diversas actividades desde pequeño. 
  • Incentiva e involúcrate en sus hobbies. 
  • Trabaja con él o ella para evitar comportamientos socialmente no aceptados (chuparse el dedo, picarse la nariz, gritar o insultar a las personas, tocarse o tocar a otras personas de manera inapropiada, etc.) 
  • Fomenta sus amistades cercanas. 
  • Habla con tu hijo sobre cómo las amistades cercanas son mucho más valiosas que “ser popular” y ayúdale a aprender a fortalecer las amistades potenciales que tiene.
  • Escucha a tu hijo cuando se sienta rechazado. Saber que él o ella tiene amor incondicional y apoyo en casa puede hacer mucho para aumentar su confianza en sí mismo.
Rechazo social en niños

Entonces, ¿qué podemos hacer?

Los niños y adultos tienen una necesidad fundamental de ser amados y valorados dentro de relaciones positivas seguras y duraderas (DeWall et al., 2011). Ayudar a los niños a desarrollar y mantener estas relaciones tanto con su familia, como con sus compañeros y con un grupo social más amplio es una parte importante de su desarrollo. 

La investigación nos dice que los niños toman conciencia del rechazo social desde una edad temprana (Leets y Wolf, 2005) y pueden razonar por qué es incorrecto excluir a otros desde la preadolescencia (Killen, 2007). Por lo tanto, hablar con tu hijo desde una edad temprana acerca de la inclusión de otros, los sentimientos que se producen cuando alguien se siente rechazado socialmente y las estrategias para manejar ese rechazo social es importante. 


Escuela de natación DF: Club Cañada

Ven a una clase muestra, llama (55) 55 87 51 4000 y agenda en cualquiera de nuestras 5 sucursales:

Dale a tu [email protected] un regalo para toda la vida ¡prueba la natación con nuestra clase de prueba totalmente gratuita!
Conoce más sobre nuestro método en nuestra página web: https://www.ccnatacion.com

Conoce más de nosotros en Facebookhaz clic aquí

Rechazo social en niños
Clase de prueba gratis

Clases de Natación

Ocultar