Tortuga

Compartir...Share on Facebook13Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0

Puesto que estos niños son más cautelosos, lo primero que debemos hacer es transmitirles confianza para que se puedan adaptar, antes que nada al profesor y después al agua, apoyándonos en una serie de condicionamientos que nos facilitarán el proceso de enseñanza.

Nuestra filosofía es respetar el ritmo del alumno y sus características particulares. El acelerar el proceso natural del niño puede provocar un resultado adverso. En Club Cañada adaptamos el programa a las necesidades de cada niño.

Recomendaciones

  • Asistir puntual y regularmente a las clases
  • Cuando tengan la oportunidad de nadar con él, practiquen los desplazamientos hacia la orilla, siempre y cuando no sean ni muy largas las distancias, ni muy seguidas las repeticiones, ya que es necesario que su hijo recupere su ritmo normal de respiración y lo disfrute.
  • Lo más importante es divertirse en el agua con ellos, ahora que son más independientes hay que marcar los límites y siempre señalar que la barda es el lugar seguro

Copyright © 2013 Club Cañada.

Sitio optimizado por Cocktail Marketing