fbpx
nadar en invierno-club cañada

Nadar en invierno [2019]

Nadar en invierno

Hemos escrito este artículo sobre 5 razones de porqué nadar en invierno, en Club Cañada nos hemos dado cuenta de las falsas creencias alrededor del frío y la natación.

Cada año sucede: se cerca diciembre y la temperatura empieza a bajar. Sacamos las chamarras, los guantes y las bufandas y enviamos a nuestros hijos a la escuela con 2 o 3 prendas extras de ropa. ¿Y las actividades extra escolares? Ni hablar, será hasta la primavera ¡más si se trata de clases de natación!

Pues esta actitud es un gran error. La vida en invierno debe seguir; así como las clases de natación. Nuestras 5 razones para nadar en invierno tal vez te den una perspectiva diferente:

5 razones para nadar en invierno:

Faltar significa empeorar (o por lo menos dejar de mejorar).

A ver, hagamos cuentas, si tu hijo o hija asiste a clases de natación 1 vez por semana y su clase dura 1 hora; al mes estará nadando 4 horas lo que equivale a 48 horas en un año. Es decir, que anualmente, tu hijo en realidad está dedicando 2 días a aprender a nadar. Por ello, cualquier hora de práctica cuenta para que él o ella pueda mejorar y desarrollar sus habilidades acuáticas.

Así, si decides que una clase o dos a las que falte “no le van a hacer daño”, te equivocas bastante. Porque además, si sus clases son una vez por semana y falta a dos clases, en realidad deja de practicar durante ¡dos semanas! Para cuando se acabe el invierno y decidas que tu pequeño está listo para retomar sus clases; él o ella ya habrá olvidado gran parte de lo que había aprendido y tendrá que retomar su aprendizaje una vez más. Esta es, definitivamente, una de las 5 razones para nadar en invierno más importantes.

Nadar en invierno fortalece el sistema inmunológico.

Para enfrentarse a las bajas temperaturas, el cuerpo tiene que hacer un esfuerzo extra; con lo que se estimula el sistema inmunológico de las personas. Los glóbulos blancos deben adaptarse a las condiciones cambiantes del clima; por lo que aprenden a reaccionar mejor y más rápido. Esto resulta en personas menos propensas a resfriarse.

Enseñar disciplina a los niños.

Si los pequeños aprenden que deben asistir a realizar ejercicio aunque haya ciertos pretextos para no hacerlo, estarán experimentando la disciplina y ejerciéndome su fuerza de voluntad. La verdad es que el camino más fácil en invierno es quedarse en casa bajo un montón de cobijas; pero si les enseñas a tus hijos que a pesar de las complicaciones deben arreglar sus cosas e ir a su clase de natación, aprenderán a ser responsables con sus obligaciones y compromisos.

 La práctica hace al maestro.

Mientras tus hijos tengan más frescas sus habilidades acuáticas será mucho menos probable que sufran un accidente en el agua. Si pasa un tiempo prolongado y tu pequeño no ha practicado sus habilidades de salvamento acuático, está más propenso a entrar en pánico en un momento de emergencia.

Si tu pequeño asiste a clases de natación en Club Cañada, le estamos enseñando a reaccionar correctamente en caso de un accidente en el agua. Pero estas habilidades, como muchas otras, se basan en la práctica constante. Si tu permites que tu hijo pase mucho tiempo sin practicar; entonces su capacidad para reaccionar estará más oxidada y sería menos efectiva. Mantener a tu hijo seguro es una excelente razón para nadar en invierno.

En Club Cañada puedes seguir ejercitándote en un ambiente cálido.

La temperatura de nuestras albercas siempre está a 32º; por lo que incluso con una temperatura muy baja no tendrás ningún problema para meterte al agua.

Esto te da la posibilidad de seguirte ejercitando tú; o que tus hijos se sigan ejercitando incluso a la mitad de diciembre y sin exponerse al frío.

En Club Cañada te invitamos a que durante el invierno vengas a nadar a nuestras albercas a 32º centígrados.



Facebook Instagram You Tube Promociones Agenda tu clase