Nadar después de comer: ¿Mito o realidad?

28/07/2014
nadar después de comer club cañada
Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0

El verano se acerca. Los días de descanso balanceándose en una hamaca, las copas heladas de limonada, así como las comilonas en el destino preferido. Pero no pueden faltar los padres aterrados diciéndole
a los niños que no pueden nadar después de comer porque es peligroso.

Nadie está muy seguro de cuándo o por qué los padres comenzaron a decirle a sus hijos que deben esperar una hora después de comer antes de meter un dedo en la alberca o el mar.

Es cierto que la sangre fluye hacia el estómago después de una gran comida. Una vez allí, está ocupada absorbiendo los nutrientes, dejando menos sangre disponible para repartir oxígeno y eliminar los desecho
de otras partes del cuerpo. Pero ¿es esta la verdadera causa de los calambres?

La verdad es que tenemos suficiente sangre para mantener todas nuestras partes del cuerpo funcionando bien después de una comida . De hecho, algunos nadadores profesionales comen algo antes de una gran competencia para obtener la energía necesaria. También es importante saber que durante el ejercicio nuestro cuerpo produce adrenalina, la cual ayuda a transportar el oxígeno a los músculos que más lo necesitan. E incluso si a
un nadador le da un calambre en alguna parte del cuerpo, es muy poco probable que sea tan grave como para causar
un accidente por ahogamiento.

Por supuesto que el tiempo de la digestión depende de la cantidad y el tipo de alimentos que se consuman, los carbohidratos simples como los de una bolsa de papas fritas se descomponen más rápido que la grasa y las proteínas de una hamburguesa. Si alguien ha disfrutado de una gran parrillada, está muy bien chapotear en la alberca, pero tal vez no sea mala idea esperar un poco antes de participar en cualquier competencia seria; es un hecho que el estómago lleno puede incomodar a cualquier deportista y en algunos casos provocar vómito.

Así que, mientras no estamos hablando de récords mundiales, es perfectamente seguro para los niños comer y zambullirse en el agua. Esta puede ser una buena noticia para los pequeños, pero quizás los padres quieran disfrutar unos minutos más la sobremesa.

Un peligro real

Nadar después de comer simplemente puede resultar incómodo, pero nadar después de beber alcohol puede ser mortal.

Además de que se reacciona de manera más lenta y la coordinación disminuye, las bebidas alcohólicas también aumentan la probabilidad de que el agua entre en la tráquea provocando un espasmo de las cuerdas vocales, ante lo cual se bloquean las vías respiratorias. Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) reportan que hasta la mitad de las muertes de adolescentes y de adultos, relacionadas con el divertimento acuático, involucran alcohol. En una tarde de natación podemos decir SÍ a las hamburguesas, pero NO a las bebidas alcohólicas.

http://health.howstuffworks.com/mental-health/human-nature/health-myths/swimming-after-eating1.htm

Una escuela para todos

Club Cañada los invita a aprovechar cualquier ocasión para jugar con sus hijos y reforzar lo aprendido en clase. El agua es un excelente medio para el desarrollo de muchas habilidades que impactarán en el desarrollo de sus hijos.
Sumérjase hoy mismo y comience a disfrutar de los beneficios de nuestros programas en nuestras 4 sucursales.

Related posts:

¿Cómo salvar una vida?
Matronatación
¿Quiénes somos?