Escuela de natación
Teléfono 55 8751-4000

Importancia de la relación padre e hijo

La figura paterna es sumamente importante en la vida de los hijos, pero muchas veces el rol del papá se ve opacado por la relación madre-hijo. Investigaciones han demostrado la gran relevancia que tiene la convivencia entre los padres y sus hijos. En este artículo te contaremos por qué es tan importante y qué puede hacer el papá para tener una convivencia activa con sus hijos incluso cuando aún son bebés. 

Relación padre hijo ¿Por qué es importante?

Un creciente cuerpo de investigación sugiere que mientras antes comiencen los padres a relacionarse con su bebé, más brillante será el futuro para toda la familia.

Expertos apuntan que al mantener una participación activan la vida de sus hijos durante los primeros años, los padres pueden entablar una relación que le ayude a toda la familia a combatir problemas en años posteriores, como la depresión.

“Los padres juegan un papel muy importante en la salud mental de sus hijos mucho más tarde en la vida”, explica Melanie Mallers, profesora de psicología en la Universidad Estatal de California. “Tienen un estilo único de interacción con sus hijos y los hombres que informan haber tenido una buena relación con su padre durante la infancia fueron mejores para lidiar con el estrés”.

Importancia de la relación padre e hijo

“Los bebés que se han beneficiado de las interacciones paternas desde una edad temprana se llevan mejor con sus compañeros”, insiste el Dr. Lin Day, el fundador de las clases de desarrollo de Baby Sensory (www.babysensory.com). “Son más exitosos académicamente, permanecen más tiempo en la escuela, con menos frecuencia consumen drogas y alcohol; y tienen menos probabilidades de involucrarse en actividades ilegales. También pueden estar mejor equipados social y psicológicamente que los bebés que reciben muy poca atención de sus padres”.

Los papás que juegan con sus hijos desde el primer día no solo aumentan el desarrollo físico y mental de sus hijos significativamente más que aquellos que no se involucran, sino que los padres activos en la educación de sus hijo también sufren menos estrés.

Estudios recientes del Centro Alemán de Primates en Gotinga encontraron que los hombres también desarrollan una relación interpersonal más fuerte si regularmente ponen a su bebé en un portador de bebés y los llevan a explorar el mundo, prueba de que el contacto físico también es fundamental. 

Los estudios canadienses sugieren que incluso durante los embarazos de sus esposas, los hombres experimentan un cambio en sus niveles de hormona del estrés, de cortisol y prolactina, una hormona relacionada con el comportamiento parental. En resumen, es una respuesta evolutiva para convertir a los hombres en individuos más protectores y paternales.

Involucrarse desde el nacimiento 

“A primera vista, a los padres les puede parecer que existe poca interacción con un bebé recién nacido”, explica Hans. “Pero al estar atentos a los pequeños detalles y matices, los papás pueden obtener mucha satisfacción y beneficiarse de la comunicación y el cuidado del bebé”. El tiempo que pase con el bebé en las primeras semanas y meses debe proporcionar una base positiva para el desarrollo de la relación a medida que el niño crece, haciendo que la paternidad sea más gratificante y placentera.

Hasta la década de 1960, los expertos rara vez alentaban a los papás a participar en grupos de padres, a participar durante el parto o a cuidar a los bebés. En general, se entendió que los papás existían para enseñar a sus niños pequeños a caminar y a sus hijos a jugar a la pelota, no a manejar las cosas de los bebés, ni a suspirar antes del bebé. Pero las últimas décadas de investigación sugieren que cuanto antes se involucre un padre, mejor. En un libro de 1997 sobre el tema, los investigadores argumentaron que los padres que participan activamente en el trabajo de parto están desarrollando efectivamente relaciones (aunque de una sola vía) con sus hijos tan pronto como sea posible, y estudios posteriores sugieren que esto lleva a un vínculo más fuerte con el bebé. .

Si el apego temprano a un bebé engendra una participación más seria a largo plazo es un tema de debate, pero hay pruebas suficientes de que lo hace. En una revisión de la literatura de 2011 sobre la participación paterna durante el embarazo y el parto, los autores afirman que la preponderancia de la evidencia sugiere que los papás que participan activamente e invierten en el bebé antes de que nazca de manera desproporcionada permanecen involucrados en la vida del niño.

Un estudio de 1991 citado en el libro encontró que los bebés alcanzaban puntuaciones cognitivas más altas a la edad de un año si sus padres estaban involucrados en sus vidas cuando tenían un mes de edad. Los bebés prematuros también obtienen una puntuación más alta a los 36 meses si sus papás desempeñan un papel activo desde el nacimiento, y un estudio separado encontró que los bebés que jugaban con sus papás a los nueve meses disfrutaron de beneficios similares.

Natación para bebés… ¿con sus papás?

A muchas familias les cuesta trabajo encontrar actividades que puedan hacer con sus hijos cuanto tienen poco meses de nacidos. Algunos padres se esperan a que los niños ya sepan hablar o caminar para interactuar y convivir más con ellos. 

Importancia de la relación padre e hijo

A pesar de que la madre es indispensable en la vida del bebé; la relación que los niños puedan mantener con su papá, como hemos leído a lo largo del texto, es fundamental. Pero encontrar una actividad que los padres primerizos puedan disfrutar junto con el bebé de meses es todo un reto. 

No obstante, existen varias actividades que los padres pueden hacer con sus pequeños para brindarle a sus hijos todos los beneficios de la relación padre-hijo. La natación papás con bebés es una de ellas. 

Las clases de natación para bebés en las que sus padres pueden meterse al agua con ellos, son una grata manera de estrechar el vínculo; así como una buena forma de ayudar al niño a desarrollar sus capacidades desde temprana edad. 

El agua es un medio que le permite a los bebés moverse de una manera que no pueden hacerlo en tierra. La flotación les da la libertad de mover sus brazos y piernas libremente; lo que les ayuda a desarrollar conexiones neuronales. La clase de natación para bebés es una excelente forma, también, para que el niño genere autoconfianza e independencia. 

La natación para bebés es una de las mejores oportunidades que tendrá un papá para dedicar tiempo a su hijo al mismo tiempo que le proporciona todos los beneficios del contacto con el agua. 


Escuela de natación DF: Club Cañada

Ven a una clase muestra, llama (55) 55 87 51 4000 y agenda en cualquiera de nuestras 5 sucursales:

Dale a tu [email protected] un regalo para toda la vida ¡prueba la natación con nuestra clase de prueba totalmente gratuita!
Conoce más sobre nuestro método en nuestra página web: https://www.ccnatacion.com

Conoce más de nosotros en Facebookhaz clic aquí

Importancia de la relación padre e hijo
Clase de prueba gratis

Clases de Natación