Escuela de natación
Teléfono 55 8751-4000

10 mitos sobre las clases de natación

Mitos y verdades sobre la natación

1. Mito: Aprender a nadar es un deporte
Verdad: Aprender a nadar es un proceso. Una vez que has aprendido a nadar, puedes usar este conocimiento para disfrutar el deporte de la natación.
Aprender a nadar está más relacionado con la capacidad de estar seguro dentro del agua y no debe ser reemplazado por el futbol, basketball u otras actividades similares.

2. Mito: Los niños necesitan un descanso de las clases de natación.
Verdad: La mayoría de los niños solamente tienen una sesión de una hora a la semana. Tener un descanso es contraproducente, porque ciertas habilidades, si no han sido reforzadas, simplemente se deteriorarán y luego deberán ser aprendidas de nuevo cuando el pequeño regrese. Esto puede llegar a ser frustrante para los niños y no ayuda al desarrollo de su autoestima.

3. Mito: ¡Ellos no están progresando!
Verdad: Cuando tu hijo está aprendiendo una nueva habilidad, siempre habrá momentos en los el que progreso no sea tan notorio.
Esta aparente falta de mejora no significa un retroceso en su aprendizaje. Cuando se aprenden nuevas habilidades, las vías neuronales entre los músculos, las articulaciones y el cerebro deben ser establecidas, fortalecidas y recodadas; es decir, mucha práctica.

Ten en cuenta que las altas y bajas son una parte perfectamente natural del aprendizaje. Cuando observes un periodo de progreso, es probable sea seguido de un periodo de consolidación donde la mejora no será tan tangible. Cuando el camino se ponga difícil, es mejor apoyar a tu hijo que sacarlo de sus clases de natación.

4. Mito: “Yo sólo quiero a mi hijo seguro en el agua, no que vaya a las Olimpiadas”.
Verdad: En una emergencia acuática, las habilidades de un niño pueden reducirse con cada metro en el agua. Los niños nadadores de distancias cortas tienen más riesgo de cansarse, a diferencia de los más expertos.

5. Mito: ¡Hemos estado aprendiendo a nadar por años!
Verdad: Si tu hijo o hija asiste a una clase de natación a la semana (y supongamos que no falta a ninguna de sus sesiones, ni siquiera en vacaciones), al año habrá acumulado 52 horas de práctica, es decir, ¡poco más de dos días en todo un año!

6. Mito: Nadar en invierno te causa gripa.
Verdad: Las gripas y los resfriados son virus. Los niños no están en más riesgo de enfermarse por las clases de natación que visitando cualquier otro lugar público como la escuela, la guardería, una tienda o jugando con sus amigos. Además, las albercas de Club Cañada (https://www.ccnatacion.com/por-que-somos-diferentes/instalaciones/) están a una temperatura de 32º para mayor comodidad de los niños.

7. Mito: Todas las infecciones de oído se dan por nadar.
Verdad: Aunque las infecciones del oído externo pueden ser causadas por nadar en albercas de mala calidad, las infecciones del oído interno generalmente no están relacionadas con la natación.

8. Mito: Cuando un niño no está progresando es mejor tratar en otra escuela.
Verdad: La mayoría de las escuelas de natación trabajan muy duro construyendo los patrones de movimiento necesarios en los niños. Si tú estás feliz con otros aspectos de la escuela como la filosofía de enseñanza o las instalaciones, cambiar de escuela de natación sólo servirá para interrumpir todo el trabajo de tu hijo y del profesor.

9. Mito: Ya hemos tomado un par de clases así que ya sabemos cómo enseñarle a nuestro hijo.
Verdad: Nadar correctamente es toda una ciencia y tu maestro ha pasado una gran cantidad de horas aprendiendo la mejor manera de transmitir su conocimiento.
Normalmente las actividades intentan simplificarse para un aprendizaje más sencillo. Pero esta simplicidad se basa en una compleja biomecánica. Todo el tiempo tu profesor (https://www.ccnatacion.com/por-que-somos-diferentes/nuestro-equipo/) está ajustando las actividades a las necesidades de tu hijo.

10. Mito: ¡Las lecciones son aburridas!
Verdad: Debemos admitir la naturaleza repetitiva del aprendizaje de la natación, sabemos que esto puede volverse un poco aburrido para algunos niños, especialmente cuando han aprendido la respiración lateral. En esta etapa, tu hijo puede presionar para dejar las clases porque ellos ya se sienten muy cómodos en el agua.

Si no sabes el momento correcto para sacar a tu hijo de clases, reflexiona lo siguiente:
Para la mayoría de los niños el compromiso de las clases de natación solamente les ocupa una hora a la semana.
Los niños no tienen la madurez para entender que mientras más practiquen, más fácil y agradable será nadar.
Aprender a hacer un compromiso y mantenerlo, especialmente cuando las cosas no van tan bien, le ayudará a los niños a ejercitar su disciplina.

Una escuela para aprender a nadar

Sabemos que sus hijos en Club Cañada pasan un rato agradable, además de provechoso.Por lo tanto los niños que nadan se portan mejor, comen mejor y duermen mejor.

Ven a una clase muestra, llama (55) 8751-4000 y agenda en cualquiera de nuestras 5 sucursales:
• Gruta
• Cañada
• Grand San Francisco
• San Jerónimo
• Garden Santa Fe

10 mitos sobre las clases de natación

Clase de prueba gratis

Clases de Natación

Ocultar